Bad timing

Dos personas comparten la misma calle pero no existen. Dialogan pero no se ven, se miran, se respiran, pero sigue el uno carente de importancia para el otro. Juntos, intercambiando gestos, gustos, energías y miradas, pero todo esto sin existir. Hasta que llega un momento en que todo ese tiempo compartido toma sentido (…)

La primera vez que ella lo vio fue cruzando por la intersección de Rodríguez con la calle Redentor. Fue ahí mismo también, en aquella intersección, la última vez que lo vio.
Se habían topado antes, ciertamente, pero nunca se había fijado en él, sólo sabía que más de una vez compartieron el mismo maldito medio de transporte sofocante, el cual tomaban justo en el semáforo de Rodríguez.

El día que se vieron por primera vez, a ella lo había sentido eterno para ser tan temprano, eran recién las 13 horas con 16 minutos, pero cada minuto parecía aumentar el peso sobre sus hombros, incrementando el cansancio que venía acumulando desde las 7 de la madrugada. Fue cruzando la calle, cuando el abochornado día no le pareció tan terrible, cuando el peso sobre sus hombros ya no era tan devastador y el sueño se desvaneció de su semblante. Fue envuelta por una intensa atmosfera lo que la obligó a levantar su cabeza.

En aquél momento su mirada se encontró frente a frente con otra, una cálida, una, que al parecer, había quitado todo residuo de negatividad de su ser ¿Cómo era esto posible? Podía ser que un extraño, ni tan extraño, le fuera tan importante de un segundo a otro, alguien carente de todo significado ahora contenía tanto dentro de él.

El encuentro de sus miradas solo duró unos pocos segundos, pero bastaron para que ella los recordara por siempre en su mente. Existía en la profundidad de sus ojos una calidez que le fue transmitida con su mirada. Una mirada que poseía un atributo característico. Un algo que la sacó de su desgraciada rutina. Un algo que se impregnó para siempre en ella.

Estaba claro. El destino no podría haber gritado más fuerte y haber apuntado con más ganas en aquella escena, que ambos estaban predestinados a estar juntos por el resto de sus vidas, amándose y entregándose el uno al otro con suma dedicación. Tomaron sentidos todos eso viajes que parecían fútiles, que compartieron sin tomarse en cuenta, todo ese tiempo perdido dentro de aquél medio de transporte incomodo ahora ya no significaba lo mismo, todo ese intercambio de gestos, gustos, energías, eran necesarios.

Era absolutamente necesario que ella se levantara excesivamente temprano para cocinarle a su hermano menor, la comida que no había alcanzado a hacer el día anterior. Era absolutamente necesario el haber faltado a clases de Teoría documental para adelantar un trabajo para Producción ejecutiva, que para variar, hacia a última hora. Fue también absolutamente necesario que se le olvidara la bufanda encima del sillón y que tuviera que devolverse a buscarla. Todo y no solo ese día, todo estaba perfectamente alineado, todo estaba en perfecto timing para que su mirada se encontrara con la de él cruzando la calle Redentor.

Desde el encuentro pasaron semanas sin toparse. Todos los días ella llegaba con la expectativa de verlo, como muchas otras mañanas en las que se te topó con él, pero lamentablemente todas esas ilusiones eran masacradas día tras día.

(…)

Hasta que finalmente una fría mañana lo vio. El esperaba de pie en un paradero que, inusualmente, se encontraba desierto. Increíblemente se vía más guapo de lo que ella podía recordar, su presencia iluminaba la mañana nublada. Era el momento perfecto, nuevamente la vida le había preparado todo.

Estaba decidida a hablarle, sabía que no tenía mucho tiempo, que solo poseía un par de minutos antes que él se fuera y siguiera su camino, lo sabía pero al parecer su determinación no era tan grande como su inseguridad y el miedo al rechazo. ¿Cómo le hablaría? ¿De qué le hablaría? miles de historias se le pasaron por la mente ¿si le hablaba de algo casual como el clima? O si le decía, como lo vio una vez en un video, que cuando lo vio encontró su presencia tan magnífica que tuvo que acercarse a hablarle…

Se acercó muerta de miedo su corazón no cabía dentro de su pecho, latía como loco endemoniado, le dolía el estomago y sus rodillas temblaban. Tanto pensó que decirle al acercarse pero no hubo tiempo para decir algo. Él se dio cuenta de su presencia, la observó con suavidad y sonrió. Lo sabían, sin nunca antes hablarse, lo sabían. Sabían que estaban predestinados a enamorarse, a estar para siempre el uno con el otro, a abrazarse, a crecer juntos. Se abrazaron, era el más tierno y perfecto abrazo, él pasó sus brazos bajo los de ella, rodeándola por la cintura y ella… ella despertó de aquella fantasía solo para darse cuenta que él ya no se encontraba esperando, se levantó desesperada y miro a su alrededor, él aburrido de esperar iba caminando hacia la esquina.
Pero no estaba preparada para ver lo que le esperaba.

Si ella le hubiese hablado, no tendría que haberse encontrado con aquella escena, nada habría pasado. Ya no importaba el rechazo, no importaba la vergüenza ni las inseguridades. Ella tuvo el poder de cambiar los hechos, ella pudo haber echo algo y no lo hizo.
Solo un par de segundos más habrían evitado que él se viese envuelto en aquella tragedia provocada por un conductor imprudente.

Ella vive y observa el cuerpo de él postrado.

Ella podría haberlo evitado y no lo hizo.

———————————————————————–

Ojala les guste, le puse bueno (primera vez que dedico tanto tiempo a escribir algo), le cambié muchas cosas, muchas veces y no sé. Aún siento que le falta algo, pero al menos estoy feliz de haber podido plasmar una idea que tenía dándome vueltas en la cabeza hace ya casi 8 meses y que aún no lograba poder escribir.

Anuncios

explotar

algo sucede que se cortan los circuitos del infinito y ya no circula la energía tanto como debería ser entre extremo y extremo y solo se va
se va
arrastrando
entre el cinturón
y su cabeza que es el positivo
y su oreja que es el negativo
de sopetón toda la energía
que lástima.
se ahorca para verse más estilizado
porque ya no aguanta la poca paciencia que le tiene el mundo, que le dice que hacer, que usar, que comprar, que comer y después se queja el mundo, de lo que hace, de lo que usa de lo que compra de lo que come y le dice que está gordo el círculo y este se aprieta y se ahoga y le duele y le presiona y tiene cintura en donde se atragantan los pensamientos y los sentimientos y vuelven de un lado a otro y se van.
se van.

————

el otro día pasé por fuera de una librería, en sus repisas se encontraba un libro de portada roja y con grandes letras blancas que decía así: ‘COMO VOLVER LOCO A SU HOMBRE EN LA CAMA’. No pude evitar imaginarme a un hombre amarrado a la cama y a una mujer, de pie, arriba de la cama, el hombre en el medio y ella agarrando con su mano izquierda a un gato por el cuello y en su mano derecha un cuchillo.
Tengo demasiado nítida en la memoria el rostro de la mujer, intentando volver loco a su hombre.

————

a veces ni yo entiendo el por qué del por que del porque estoy aquí, a esta hora, haciendo esto.

————

tengo más inseguridades que sobrenombres.

————

hay algo que me impide expresarme libremente y no sé lo que es. Quizás soy yo.
por otro lado creo que
por este lado no creo
nada que más podría ser

solo quiero extender mis alas y decir ‘tu – cú’
diezmilveces más

entregarme al mundo (por primera vez) está vez completamente
sin miedo
entregarse es dificil
yo lo creía
que lo estaba
haciendo
y no.
ají
porotos
pimienta

no hay nada más que me revienta
que tu me saques de quicio
me saques
de la órbita
de mi movimiento de rotación
traslacionando a migo misma

.

(punto)

,

(coma)

al comida mala que hice hoy día.

(punto)

[ELLA tomo su brazo y lo puso frente a su cara] fin.

Parece

Siempre nos entran momentos de cavilación, en donde tenemos miedo de tomar decisiones, como cuando vas decidido caminando hacia alguien para saludarlo con todo el ímpetu del mundo y esta persona no te elige a ti, ya había tomado la decisión de saludar a un otro, entonces tu te quedas ahí con los brazos extendidos sin saber que hacer porque nunca se pensó en un plan B. Se olvidó de que este mundo no es como se imagina.
El mundo no es como te dicen que es.
Abraza los momentos, pero no los momentos como te dicen que los tienes que abrazar, el amor de cuento de hadas definitivamente no existe, pero sí para enamorarte se necesitó mucho, muchos hilos se movieron para poder lograrlo.
Quizás soy yo la única persona que es tan tincada y tan entregada de enamorarse de la gente por la nada, por que te toca el rostro con un solo dedo, suave y lentamente, delicadamente, solo para sacar una pequeña pelusa y después nos miramos a los ojos y bastó para enamorarme. O abrazar y sentir la respiración, el calor que expele el cuerpo de la persona, sentir como late el corazón. O un toque, una caricia, una palabra, una risa, el momento en que explotas de la risa al unisono y te das cuenta que te gusta la risa de esa persona y que quieres pasar más momentos con ella.

Solo que no se dude más.

Abrazar
Amar
Rápido que se nos acaba el mundo.

Me llevé todos los parece del mundo para que nunca más hayan momentos de cavilación, para que nunca más se duda al amar.
Mañana me llevaré los temores para que no exista el miedo al amar.
Pasado devuelvo todo para que se tema a perder el amor y para que se dude de las acciones. Por que a veces es bueno.

Me volví adicta al f5

– Si yo no fuera yo me gustaría ser ud.
– Si yo no fuera yo me gustaría ser yo.
– Si yo no fuera yo no me gustaría ser yo, ni ud, ni siquiera ser mi perro.
– Si yo no fuera yo me gustaría ser ya.

——————————————-

Demasiado fuerte para el mundo
somos gente de grandes ideales
yo soy yo y soy tú
yo, el gran ego, yo – yo – yo – yo – yo.

Me gusta practicar la trigamia.

Todo por las hormonas.

¿Podemos vivir de nuestras inseguridades?
Todo por unas hormonas.

¿Amor para siempre?

Nada es para siempre salvo el cielo y la luna y el sol y el gato.

* Textos que encontré en un cuaderno de hace 3 años.

Alejandro Guillermo

Hace mucho tiempo atrás escribí sobre la armónica y como ella era mi ultima salvación, el instrumento con el que había tenido atracción y que sería el amor de mi vida, que me dedicaría y sacaría hasta el último de sus sonidos… PERO MENTÍ.
O tal vez no mentí sino que estaba equivocada.
Acepto que me enamoro fácil, rápido, basta un gesto o una mirada para fall in love y así de rápido como caigo enamorada me levanto y me voy. Porque soy mañosa y me aburro rápido.
Pero… con Alejandro es distinto. No sé si es él el que ha motivado un cambio en mi o la vida la que me va enseñando cosas y yo las puedo aplicar junto a él, pero poco a poco dejo de ser esa niña mañosa con poca tolerancia a la frustración para convertirme en una niña mañosa que sabe que con mucha práctica se pueden lograr cosas maravillosas.

Aún me falta mucho por aprender y eso es lo más divertido de todo este viaje junto al Alejandro, porque poco a poco vamos aprendiendo y mejorando.

Prologo

¿Qué es lo que mueve al mundo?
El humano es parte del mundo, una de las plagas que más influencia ejerce dentro de este, al cual le es imposible mover o modificar el mundo a su anotojo.
¿Qué es lo que mueve al humano?
La codicia, el poder, el mercado.
Antes de que llegara el capitalismo el humano ya se veía relacionado con la palabra GUERRA. Humano luchaban contra hombres para obtener porciones de tierra. Humano fabricaban armas para luchar contra armas fabricadas por otros humanos por oro u otro objeto considerado valioso en la época. ¿Es el capitalismo, el fordismo, la especialización del trabajo el comienzo del fin de la tierra?
¿O será que la acumulación de riquezas existía anteriormente?
Será natural dentro del ser humano…

se sabe que lo natural dentro de este es la memoria, el recordar, ¿se podrá aprender de sus errores a tiempo?

morir

En cada seno llevo un nombre y en total suman dos mujeres que luchan por sus derechos con actitud desafiante y que miran el horizonte con el ceño fruncido en busca de un destino y un lugar en donde habitar. Siempre hay un lugar en mi corazón para recibir almas que poseen ese impetú, pero ellas no sospechan que tengo una casa en cada ventrílocuo. Amarilla en el ventrílocuo izquierdo. Amarilla en el ventrílocuo derecho.
Ahora me invade una pena tremenda ¿Será que esto es perder algo? Es este el sentimiento que se siente cuando sabes que la pérdida es inevitable, que tus manos están amarradas, que este es el final que no quieres. Es una mala película de un director al cual no le gustan los finales felices. El maldito durante 1 hora 23 minutos y 04 segundos te hace enamorarte de los personajes y al final debido a una terrible e inevitable tragedia el amor nunca se consuma o muere alguien o se abandona a otro. Pero siempre, y esto te lo puedo dar por seguro, siempre caen lágrimas y nunca se vislumbra una sonrisa. A si mismo me siento, solo que en la película en que me encuentro no existen efectos especiales.

Pero me desvié del tema que nos convoca, por el cuál empecé…pero como ya me desvié, simplemente lo volveré a hacer.

Despedirse es complicado, pero despedirse de un árbol para siempre es difícil, el árbol que te vio crecer, amar, madurar, reír, llorar, el que siempre estuvo ahí, el que siempre te observo… en silencio, a la distancia… al que tú también viste crecer.

Las constelaciones y las estrellas se ven maravillosamente desde aquí.

ya no quiero seguir llorando…