Seguidilla de acontecimientos.

1.

Atacada por sus pensamientos, decide leer un libro. Es preferible llenarse de palabras externas que vivir en medio de una batalla campal entre las palabras del corazón.

2.

El corazón del tamaño de un puño, posee cavidades demasiado pequeñas para que aquél pajarito que habita en él, logre volar con total libertad.

Afortunadamente – O lamentablemente -, dentro del corazón existe otro mundo. Lugares inexplorados a los cuales ningún valiente a logrado alcanzar.

3.

Pronostico para el día de hoy: se nos cae el cielo a pedazos.

4.

Busco entre la gente las personas de abrazos que me entienden. Parecen desaparecidos entre la masa deforme de carne y pelos, olor pestilente, miradas perdidas. ¿Dónde está el color cuando se le necesita?
Se esconde de su propia historia, no enfrenta, mira de lejos. Observa. Piensa e interioriza, pero no expresa.
¿De qué nos sirve lo aprendido?
Sólo son enseñanzas desechadas, tiradas por la borda a ese mar que no para, ese mar agresivo que tanto miedo nos produjo en su pasado.
Se entrecruzan los caminos. Comparemos.
Sigue sin decirnos nada.

5.

decirme que lo desconocido es perfecto es solo una excusa para sublimar la pena que siento al no tener respuestas, preguntas o conocimiento alguno. ni una palabra, siquiera un suspiro con residuo de alma. Ansiedad.
Al final todo se resume a dar el primer paso o, mejor dicho, el primer aleteo.

6.

Bajo las ropas de niño espera por ser descubierto un canto antiguo. Espera paciente por un calor que lo abrase y envuelva en sus alas, un manto de hojas y plumas de pájaro azul. Aguanta pájaro suave bate tus alas que el aire que circula te calma.

7.

Solo te pido un abraso, por favor.
O aunque sea un medio abrazo, basta con que me dejes apoyar mi cabeza en tu pecho solo un momento, un micro segundo nada más.
Permiteme sentir ese calor en mi estomago aquel que va subiendo y que quema mi pecho y hace que apriete mis parpados y me sumerja en una tormenta con olor a vino.
Te mendigo un único abrazo o una mirada cagona,
aunque sea, que me des un vistazo de calma.
Y por favor
por favor…