los dos principios

No puedo hilar ideas, es tanto el sueño que me abraza en este momento, tanto como esa incapacidad de quedarme dormida pues simplemente no puedo sacar ideas de mi cabeza.
Te veo, estas agitado, tienes el rostro enrojecido por el esfuerzo que has echo, gotas de lluvia adornan tus mejillas, tu respiración es agitada y el aire caliente que sale de tu boca contrasta con el húmedo aire de este invierno. Cuando pienso en invierno, pienso en ti. En esa imagen.
Corriste tras de mi.
Pero no para decirme que me quedara, no corriste para atraparme entre tus brazos, no apoyé mi cabeza en tu pecho, no sentí el calor de tu cuerpo, corriste tras de mi para decir que yo tenía razón, que era mejor así y que este era el adiós.
Desee estar equivocada, desee no haber dicho nada, por primera vez haber pensando en las consecuencias y no haber actuado impulsivamente. Aún así no me arrepiento.
Al menos dí un paso más en esta pequeña vida.

No se puede dejar de avanzar, NUNCA.

Somos pequeños instantes en la vida de las personas, somos pequeñas historias, olvidados recuerdos, los poros del cuerpo de la existencia, pero somos y eso es lo importante.

explotar

algo sucede que se cortan los circuitos del infinito y ya no circula la energía tanto como debería ser entre extremo y extremo y solo se va
se va
arrastrando
entre el cinturón
y su cabeza que es el positivo
y su oreja que es el negativo
de sopetón toda la energía
que lástima.
se ahorca para verse más estilizado
porque ya no aguanta la poca paciencia que le tiene el mundo, que le dice que hacer, que usar, que comprar, que comer y después se queja el mundo, de lo que hace, de lo que usa de lo que compra de lo que come y le dice que está gordo el círculo y este se aprieta y se ahoga y le duele y le presiona y tiene cintura en donde se atragantan los pensamientos y los sentimientos y vuelven de un lado a otro y se van.
se van.

————

el otro día pasé por fuera de una librería, en sus repisas se encontraba un libro de portada roja y con grandes letras blancas que decía así: ‘COMO VOLVER LOCO A SU HOMBRE EN LA CAMA’. No pude evitar imaginarme a un hombre amarrado a la cama y a una mujer, de pie, arriba de la cama, el hombre en el medio y ella agarrando con su mano izquierda a un gato por el cuello y en su mano derecha un cuchillo.
Tengo demasiado nítida en la memoria el rostro de la mujer, intentando volver loco a su hombre.

————

a veces ni yo entiendo el por qué del por que del porque estoy aquí, a esta hora, haciendo esto.

————

tengo más inseguridades que sobrenombres.

————

hay algo que me impide expresarme libremente y no sé lo que es. Quizás soy yo.
por otro lado creo que
por este lado no creo
nada que más podría ser

solo quiero extender mis alas y decir ‘tu – cú’
diezmilveces más

entregarme al mundo (por primera vez) está vez completamente
sin miedo
entregarse es dificil
yo lo creía
que lo estaba
haciendo
y no.
ají
porotos
pimienta

no hay nada más que me revienta
que tu me saques de quicio
me saques
de la órbita
de mi movimiento de rotación
traslacionando a migo misma

.

(punto)

,

(coma)

al comida mala que hice hoy día.

(punto)

[ELLA tomo su brazo y lo puso frente a su cara] fin.