Sal (yo no soy la palabra)

Me es interesante como de un momento a otro poses tu espada y tu escudo en mis manos, como si mis manos desnudas fueran a entregarle los mejores cuidados, como si no existiera en el mundo este, otro sitio donde dejarlo o personas más indicadas que esta servidora.

¿Por qué hace’ eso?

Puede que quizás conozcas el llorado que quema en mi interior y quieras apagar la llama con una pizca de interes y tres cucharadas de falta de modestia.

¿Quén eri vo’?

Acaso te creí tan pulento que podis acabar con mis problemas ¿ah?
Eri un pulento vo po oe…
O un ángel, el hada madrina, el mago oli, todo, eso eri po, todo po.. el que llega dice su frase bonita, queda dando vueltas y na’a más po’.

¿Qué weá chuchasumare?

Y le day color, no teni un brillo mamiche de mierda, te haci el lindo y no tení idea, terrible longi po, andate de aquí perro culiao no sabi na’
Anda a educarte y después hablamos. Ni ahí con vo’.

Anuncios

4 pensamientos en “Sal (yo no soy la palabra)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s