dejaste aquí

La dirección que debían tomar correspondía a la persona a quien elegirían. Todo mal, la carretera estaba cortada y nunca nadie llegó a su destino.
La conversación decía más o menos así:
– Podríamos habernos despedido (pensando en encontrarse al final del camino)
– Adiós (pensando en que le pidieran encontrarse al final del camino)
– Adiós (secando las lágrimas de su rostro y caminando en dirección contraria)

Nadie ganó.
Los síncope perdieron.
Ahora todos se miran a los ojos sin sonreír, sin sonreír, pucha que no lo entiendo si tanto que os justaban sus sonrisas, tanto. ¡TANTO! Nadie ocupa su lugar, miradas incomodas no alcanzan a llenar ni el diez por ciento de las sonrisas… no…
¿Qué hacemos con tanto queso?
Imposible entenderlo todo.
¿Y las llamadas que realizamos en sueños?
Tantos pactos que hicimos, compromisos que cambiaron toda nuestra visión de mundo, descubrimientos como que la tierra era plana y que giraba al rededor de a-Diós. Ya nada puedo volver a ser igual, trabajemos sobre eso, trabajemos..

Anuncios

3 pensamientos en “dejaste aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s