Cuartomiedo

He llorado mucho últimamente, mucho, mucho, mucho, mucho. Pero de felicidad. Salí de cuarto, terminé un gran ciclo junto a personas maravillosas. Ayer tuve la misa de licenciatura dirigida por el papi Victor, que dirige el seminario menor de San Bernardo, junto a él hasta creo tener fe. Una misa linda, las misas de él son siempre lindas, porque te conoce de cerca sabe hacia donde dirigir la predica y en este caso su predica nos hizo llorar a todos (o a la gran mayoría).
En un principio no entendí porque lloraba, porque sé que a la gente que quiero la seguiré viendo, con la Lety saldremos con nuestros respectivos pololos, con la Pecke saldré a andar en bicicleta, a la Clau la iré a ver, con la Pancha y la Roxana nos juntaremos en tocatas, con la Naty saldre a carretear, con la Maca me juntaré en la plaza, a la Beña la iré a ver cada vez que salga a andar en bicicleta, a la Suchy le iré a comprar pan de pascua. Entonces, ¿Por qué lloré? Porque termine cuarto medio, no toda la gente termina cuarto medio, pero yo tuve la oportunidad y la aproveché, terminé con grandes amigas, con grandes experiencias. Lamentablemente justo tuvimos que separarnos cuando más unidos estábamos como curso, nunca olvidaré los carretes en la casa del Marcial, el 18 en el alto, cuando todas nos tiramos a la piscina con ropa.
Lloré de felicidad, de emoción porque “empezamos como compañeros de curso, terminamos como hermanos”.

Anuncios

3 pensamientos en “Cuartomiedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s