Lo encontró olvidado unos segundos atrás

Y el caminante sabe que llego al fin el recorrido y se devuelve a prisa por los mismos pasos que alguna vez camino de la mano del espectador. Recoge cada grano de arena, recoge todo recuerdo. Al caminar borra los pasos que van en dirección contraria.
Mira a su izquierda y ve al espectador con la maleta en sus piernas, expectante, esperando algo, esperando quién sabe qué…pero esperando.
El caminante mira hacia allá, al sur, observa el inicio del camino y recuerda que sí lo dijo, que advirtió. Lo recuerda con suma precisión, le duele el pecho y ahí se queda, entre su remembranza y el calor, devastado.
Sigue caminando el pobre, sigue retrocediendo y buscando otro camino, uno menos asfixiante, menos árido, menos sucio, sigue recordando las advertencias, sigue el dolor en el pecho.
¿Cuándo fue que dijo predijo su futuro? ¿Por qué aún sabiendo lo que vendría, sabiendo como terminaría todo siguio caminando? Desde el principio se veía el fin, el pobre caminante sabía que ese camino terminaba en nada, lo supo desde el primer paso. Lo supo. Y siguío caminando.
Fue él el que se condeno.
Al advertir, al saber el fin, al decir el fin ¿Se maldijo?
Pobre caminante sin espectador, sin recuerdos, sin pasos, sin camino.
Pobre.

Anuncios

4 pensamientos en “Lo encontró olvidado unos segundos atrás

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s