Patetica

Y en esos momentos no era yo la que estaba escuchando esa canción, era mi corazón… por eso tanta pena que me dio. Porque mi corazón recordaba, recordaba esos días de ausencia, de mi ausencia, de tu ausencia, de su ausencia, de la ausencia de todos. Ausencia. No había nada, no había nadie, el mundo estaba vacío, solo sonaba esa maldita cancioncilla que inundaba de pena nuestros corazones, nuestras almas. El alma de Camila se murió y su cuerpo quiso hacer lo mismo. Somos un rompecabezas. Reemplacemos las piezas.
Una niña juega con nuestras piezas, las mueve, las cambia de lugar, intenta encajar unas en donde no van.
– Ay niña! Ya deja de jugar, me estas lastimando.
La música sigue sonando. Tengo pena.
Sería tan fácil cambiar la canción, pero mis facultades mentales están dañadas de tanto show, tanta televisión, no puedo mover mis dedos, mis manos, amarré todo, amarré todo a una esquina, me amarré.
Sentada en una esquina… sola, en una esquina, sola y amarrada a una esquina.
NO ME QUIERO MOVER.
NO QUIERO MOVER NI UN CENTIMETRO MI CUERPO, NO QUIERO, NO QUIERO, NO QUIERO, NO QUIERO. Me basta, me basta con mis pensamientos…

Cállense, cállate por favor… por favor…
¿Para qué inventaron las armas nucleares?
Sí con las palabras basta y sobra, tus palabras me duelen, tan frías que me queman, hablar contigo es como abrazar a un iceberg estando uno completamente desnudo. Me pego a ti y por un momento somos uno los dos y me alejo de ti, y me duele… duele tanto…
Yo pensaba que mi pasión, el calor de mi corazón bastaba, bastaba para todo. Pero no. La niña sigue jugando con las piezas, las ordena, las desordena, un barullo, dos barullos, tres barullos, cuatro barullos.
Cinco.
Seis.
Ciete.
Beintiuno.

Soy el agua y ellos son un vaso, soy un agua en el vaso, soy un vaso medio vacío. Soy el agua, soy el vaso, soy vacío, soy ellos; Eres agua, son vaso, eres vacío, son medios.

Escuche una canción que me hizo recordar, que hizo que mi corazón recordase.

Anuncios

2 pensamientos en “Patetica

  1. Más que las palabras, aveces la ausencia de las palabras duele mucho también, que no te hablen duele mucho, que no te miren duele mucho, que no te piensen.. que te abrazen y te entierren un cuchillo en la espalda.

    Por otro lado, una sonrisa aveces le puede ganar a todo lo anterior :’)

    te quiero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s